Descubrí cómo contribuir al cambio de la cultura del teletrabajo

Información emergente y relevante sobre trabajo remoto en la era pandémica.

Luchamos por mantenernos concentrados en el trabajo, dado que el dinamismo y la espontaneidad que tenía ir a tu sitio laboral se diluyó casi por completo. La rutina que antes ya pesaba, empezó a ser ahora un yunque de 15 mil kilos. Desde NETI nos preguntamos ¿cómo podríamos ayudar a mejorar las rutinas laborales de los trabajadores virtuales en la era pandémica?

El 2020 nos recibió con pandemia y en consecuencia, un aislamiento social que se hizo eterno. La irrupción del Covid-19 generó a nivel laboral una crisis sustancial, poniendo en jaque la rutina de trabajo como lo conocíamos hasta el momento. El vínculo entre el trabajo y la tecnología creció superando todos los límites.

La tecnología fue sin dudas el gran foco de atención, generando un singular y extraordinario acelere en sus usos y obligando a improvisar a aquellas empresas que aún no habían pensado, ni remotamente, en la digitalización de su estructura laboral.

En una encuesta realizada por la IAE Business School en marzo del 2020 a 111 empresas argentinas, se determinó que: tras consultarles por el accionar y preocupaciones de directivos de del área de RRHH, sólo el 9% practicaba la modalidad virtual en la mayor parte de sus empleados pre pandemia, y que el 65% no lo practicaba en su totalidad.

El teletrabajo irrumpió de manera vertiginosa y exigió una adaptación inmediata de todos nosotros. Esto que parece muy necesario e hiper positivo a grandes rasgos en medio de una pandemia que se extendió en el tiempo, en realidad dificulta los procesos laborales para muchos trabajadores remotos. No es lo mismo el home office que trabajar desde casa en un contexto de confinamiento.
Adrian Barreto, Gerente de Sustentabilidad, Cultura y Comunicación en Grupo Gire; en conjunto con el área de Governance, nos cuenta que: “reflexionando sobre la vuelta al trabajo presencial, entendimos que necesitábamos indagar más y chequear como estaban emocionalmente las personas colaboradoras de Gire que están trabajando desde sus casas”.

Su estrategia, pensando en un futuro cercano, fue trabajar dentro de la organización para construir experiencias de teletrabajo más estables y amigables para con los trabajadores. Sobre encuestas de bienestar, stress y burn out, el Gerente comentó: “Nos arrojó datos buenos y satisfactorios respecto del benchmark en argentina. La encuesta preguntaba “si queres volver al trabajo presencial o continuar en teletrabajo”: el 76% manifestó querer seguir en home office y el 68% dice haber mejorado su productividad” concluyó.

NETI se mueve, crea e inspira, a través de las necesidades de nuestros usuarios, y este contexto nos convocaba a estar especialmente comprometidos con aquellos que alimentan nuestra imaginación y nos impulsan a innovar. Por ello quisimos saber cómo vivían las personas la experiencia del trabajo virtual, investigando y analizando en profundidad las ventajas y desventajas de esta modalidad de trabajo, que parece haber llegado para quedarse.

Partimos de la premisa que, a través de experiencias personales y cercanas, existían intensos malestares que se relacionaban directamente al working from home. Elaboramos un análisis que tenía como foco de estudio la opinión de aquellos que estaban atravesados por esta realidad, buscando llegar a detectar cómo era la adaptación a este (para muchos nuevo) mundo laboral y los aspectos centrales que afectan la salud no solo física sino mental.

Podríamos estar de acuerdo que, trabajar desde casa se hace agotador. La irrupción del coronavirus trastocó la organización del trabajo y con ella, la vida de las personas. De nuestra observación participaron cien personas, quienes si bien manifestaron que la implementación de la tecnología y del trabajo digital tiene una amplia aceptación, sobre todo en proyección a futuro, el traslado de la rutina que implica el trabajo offline al trabajo online perjudica la dinámica cotidiana de nuestros trabajadores. Esto ocurre cuando no se repara en un análisis que comprenda la modificación del contexto y que repiense las características de esta nueva normalidad.

Teniendo problemáticas complejas de abordar pero no imposibles de resolver, los impactos del teletrabajo se hacían repetitivos, representaban fatiga y hasta dificultad emocional. El 76% de los encuestados manifestó estrés, agotamiento y dificultad para concordar con sus obligaciones laborales cuando: las reuniones por en línea son extensas, repetitivas y poco resolutivas, o las jornadas de 8 horas no se flexibilizan evitando la saturación cognitiva y el cansancio ocular, cuando los proyectos se vuelven lineales y se pierde la colaboración y el trabajo en equipo.

El dato a resaltar es que el 82% de los encuestados manifestó necesitar de espacios de interacción recreativa y de las relaciones interpersonales con sus pares. El pasillo ya no está, ese que rompía la monotonía del trabajo e incentivaba nuestro lado más humano en la cooperación y la complicidad.

Fuimos por más

Detallamos un listado de los posibles malestares del personal y los datos recabados fueron contundentes, el 36% de los encuestados manifestó que los principales dolores de cabeza en sus equipos de trabajos a cargo, representaban desatención en los objetivos, ausencia de comunicación interna y dificultad para generar una separación clara entre la vida laboral y la vida doméstica. El dato a resaltar es que el 50% de lxs líderes de equipos, reconoció percibir desgaste emocional y cognitivo debido al mal uso de la virtualidad laboral, lo que aparejaba que, por el estrés causado, el personal no lograba alinearse a las estrategias corporativas o no eran lo suficientemente efectivos/productivos para alcanzar con éxito los objetivos estratégicos de sus compañías.

Esta información nos sirvió y mucho, porque pudimos entender que el clima laboral tan denso era evidente. Que los conflictos derivados del trabajo remoto y la virtualidad, necesitaban una resolución activa y eficaz, con compromiso e inteligencia colaborativa de toda la comunidad NETI.

Design thinking: Co-crear con impacto

Como el laboratorio de innovación que somos, el contexto nos desafiaba y obligaba a salir de nuestra zona de confort y a abordar los problemas/necesidades de nuestros usuarios y de nosotros mismos, de una manera distinta. Los NETIERS somos curiosos, poco temerosos, creativos por naturaleza, y por sobre todo somos empáticos, por ello a esta crisis sólo pudimos leerla como una oportunidad para explorar la oscuridad y descubrir la capacidad invaluable que tiene la virtualidad y el home office en particular, para ayudarnos a crecer.

Nuestro estudio tiene como motivación contribuir a cambiar el futuro de la cultura del trabajo remoto de una manera eficiente, amable y colaborativa. El propósito que perseguimos es poder mejorar la calidad de vida de las personas y así avanzar en negocios productivos con mayor capacidad de innovación y liderazgo. Entendiendo que el principal desafío que presenta la virtualidad y el home office en particular, es poder lograr converger nuestros vínculos personales con procesos sociales disruptivos. Gracias al conocimiento absorbido por nuestro diverso equipo de trabajo, desde NETI ideamos nuevas estrategias que vinculan lo digital con lo humano, construyendo nuevos modos de trabajo e interacción.

Diseñamos una experiencia virtual innovadora, que acompaña a las personas en la interacción y la conexión con herramientas tecnológicas de vanguardia. En este espacio, lo digital y lo físico se encuentran y fusionan, creando interacciones que generan dinámicas de otros mundos. Pero cada organización representa un desafío diferenciado, no se pueden aplicar soluciones universales.

NETI crea dinámicas de interacción específica para cada equipo de trabajo. Interpelando a los actores desde lo lúdico y lo colaborativo, re-vinculando a las personas y provocando una evolución en estas nuevas rutinas de trabajo, con el fin de favorecer la cultura de las organizaciones en términos estratégicos.

De esta manera hay dos elementos claves en nuestra propuesta: una comunicación activa y eficaz como universo para y entre los usuarios, que sirva como base para afianzar los lazos de cooperación y coordinación entre los protagonistas. Ya que, creemos fundamental poder alcanzar una mejor relación social, para así obtener una mayor productividad.
Y por otro lado, presentar tecnologías como herramientas para la extensión de la producción y el trabajo más allá de las fronteras y espacios conocidos hasta hoy.

Terminamos un año histórico, el coronavirus es incomparable en alcance o impacto potencial a todo lo que la mayoría de nosotros hemos visto y por ello, no dejó ningún cimiento sin temblar. Sin embargo, lo supimos surfear con entereza y convicción de que esto nos haría mejores. Malabareamos con nuevos modos de productividad y activamos hábitos “aconsejados por los gurúes del teletrabajo, viviendo así todos los efectos corolarios negativos del multitasking, y acá estamos, seguimos en carrera y vamos por más. Pero aunque el trabajo debe continuar, es fundamental reconocer y respetar que el trabajo es secundario para tu salud, tu familia y amigos, tus mascotas, tu comunidad y tu optimismo.

Para este 2021 nuestro deseo es convertir los sueños en acción y nuestra meta es fortalecer el crecimiento productivo y humano de las empresas y las personas que las habitan, desafiando las estructuras laborales tal como las conocíamos y logrando converger nuevas y mejores experiencias tecnológicas con vínculos sociales activos, construyendo modos de trabajo disruptivos: optimizando el tiempo, ayudándonos a ser estratégicamente dinámicos, técnicamente organizativos y participativos, y altamente productivos sin que esto último se siga asociando al estrés, aplicando esto tanto para el ámbito laboral como para el personal.

Laboratorio de innovación, desarrollamos estrategias que se apalancan en el poder de las tecnologías y tendencias emergentes, para modelar el futuro.

Laboratorio de innovación, desarrollamos estrategias que se apalancan en el poder de las tecnologías y tendencias emergentes, para modelar el futuro.